Barbara Anderson, miembro del IWF México, nos comparte su más reciente columna escrita para Milenio titulada México: la fábrica global afuera de Asia en donde habla acerca de las oportunidades que China está generando a otros centros manufactureros en el mundo debido a las fricciones comerciales que tiene con Estados Unidos y las secuelas de la emergencia sanitaria por Covid-19.

La autora comienza citando a la última edición de la revista World Finance: “La debilitada posición de China podría ser la bendición que los países necesitan para impulsar la inversión y hacer crecer sus sectores manufactureros”. Adicional, Anderson menciona que la “revista enlista a los cinco principales países preparados para absorber firmas que necesitan diversificar su riesgo: cuatro son asiáticos y el único occidental es México”. 

“Las primeras son economías vecinas a los chinos: Vietnam, Malasia, India y Singapur. Según el reporte, sumaron a México por una de sus principales ventajas que es la cercanía con Estados Unidos, por el alto nivel de industrialización, por el T-MEC” y agrega un punto extra acerca de la administración de Trump acerca de explorar nuevos incentivos financieros para alentar a las empresas a trasladar sus instalaciones de producción de Asia a EU, América Latina y el Caribe.

El pasado mes de Agosto, los fabricantes taiwaneses Foxconn y Pegatron hicieron expresa su intención de buscar nuevos proveedores en nuestro país, “acelerados por el corte de suministros que la pandemia les generó con sus clientes estadounidenses”.

La autora encamina la conclusión del análisis expresando que “el coronavirus paralizó entre marzo y mayo todas las cadenas de suministro por el Pacífico, dejando varadas autopartes y componentes para la industria electrónica y farmacéutica de China, lo que aceleró muchas decisiones de relocalización de plantas”.

Finalmente menciona que “paradójicamente, la pandemia parece haber acomodado la balanza comercial global a nuestro favor. Ahora sigue la tarea de cumplir lo que Alfonso Romo repite en todos sus discursos: “Dar seguridad y certidumbre jurídica a los inversionistas”.