Bárbara Anderson, miembro del IWF México, escribió para su columna Nada Personal Solo Negocios un importante análisis respecto al proceso de extinción de 109 fideicomisos que aprobó el día de ayer la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública en Diputados.

El coordinador de gobierno y finanzas públicas del Imco, Manuel Guadarrama, le explicó a la autora que “el proceso de extinción de cada fideicomiso será sumamente complejo y lento, porque no solo cuentan con fondos públicos, sino que muchos tienen donativos de empresas, apoyos financieros de organizaciones (como grants) o fundaciones internacionales, y además tienen activos relacionados con el interés bancario que generó ese dinero”.

Por esta razón, la autora considera que “es una irresponsabilidad anunciar que se reasignará el monto total que suman estos fondos (68 mil 478 millones de pesos) al sector salud para la pandemia de covid-19, ya que no son solo dinero de presupuestos públicos”. Además de recalcar que esta decisión “generará una oleada de amparos y de juicios por las diferentes afectaciones que tendrá esta decisión.” 

La autora explica que “se deberá crear un plan de operaciones de quienes deberán cobrar primero en cada fondo hasta llegar a los recursos que son puramente públicos”. 

Finalmente, la autora cierra con una importante reflexión del analista del Imco: “Extinguir cada fideicomiso demandará años”, lo cual, no supone una atención inmediata a la emergencia sanitaria por Covid- 19 que actualmente atraviesa el país.