En este día queremos reflexionar sobre los derechos de las mujeres. Todas las personas, todos los derechos. Solo así se construye una sociedad democrática e incluyente. Las mujeres hemos sido sometidas al patriarcado, no teníamos personalidad jurídica, ni ejercíamos la patria potestad, ni acceso a la educación. Poco a poco rompimos barreras, luchamos por iguales salarios y por el voto.

Empezamos a asistir a universidades, y nos incorporamos de lleno al mercado laboral, con dobles cargas de trabajo. Nuestra participación cambió a la sociedad y se generó una respuesta de mayor violencia contra las mujeres. Se estableció el feminicidio como nuevo delito por su contenido de género.

Enfrentar los nuevos retos en la lucha por la igualdad nos llevó de las cuotas a la paridad. Y hay fuertes resistencias. Pero nuestra lucha ha sido exitosa. La paridad es principio constitucional. Hay nuevos delitos para castigar violencia política de género.

Hoy frente al proceso electoral ya somos parte de la agenda de todos los partidos. Pese a patriarcado avanzamos.

Falta concretar el avance legal para que sea una realidad de respeto a la mujer y a su igualdad sustantiva. La sociedad ganará al incluir la fuerza creativa de las mujeres, con una nueva perspectiva para resolver viejos problemas, con visión de género.

Vamos a construir así una nueva sociedad que aproveche cabalmente el potencial de su población y que cambie los patrones patriarcales que esclavizan por igual a hombres y mujeres.

Estamos ante un cambio de profunda raigambre, que muchos aún no visualizan, pero que nos hará libres e iguales, con mayor capacidad para tomar mejores decisiones para nuestras familias.

Cambiará la sociedad, la educación y la familia. Una sociedad en la cual todas las personas disfruten de todos los derechos.

Rosario Guerra.