Dulce María Sauri Riancho, miembro del IWF México nos comparte su más reciente aportación titulada “La hora de la verdad”, escrita para El Diario de Yucatán, acerca de la actual discusión en la Cámara de Diputados respecto al presupuesto de egresos de la federación (PEF) para 2021.

La autora comienza su análisis escribiendo: “Llega la hora de la verdad, cuando no basta con decir que algún programa, obra o acción pública “es prioritaria”, si no está considerada para recibir recursos públicos. Este año la “cobija” presupuestal, de por sí reducida, es todavía menor.”

El próximo proceso de asignación de fondos federales para el 2021 girará en torno a la siguiente pregunta “¿atender la emergencia y sus secuelas terribles en la vida de millones de personas, o elaborar un presupuesto para apuntalar el retorno a la nueva normalidad?

Desde la perspectiva de María Sauri, “la respuesta presupuestal tiene que abarcar tres estrategias: la primera, atender las graves deficiencias que se descarnaron durante la pandemia. La segunda, fortalecer los servicios que, aunque operaban, lo hacían —y lo hacen— con serias limitaciones. Y la tercera estrategia está relacionada con el retorno a la añorada normalidad.”

La autora ahonda en “algunos ejemplos de aquellos sectores y políticas públicas que deberán asegurar su presencia cuando se apruebe el PEF el 15 de noviembre”, entre los cuales destacan: Atender las graves deficiencias en materia de salud, fortalecer programas y servicios existentes y el retorno a la nueva “normalidad”. 

Finalmente, Sauri cierra con una importante reflexión: “Atender la emergencia no puede significar cancelar el futuro, ni el inmediato ni el de largo plazo. La crisis sanitaria descarnó deficiencias y mostró nuestras limitaciones. Pero también nos da la oportunidad de corregirlas y de orientar en una forma distinta el desarrollo de la sociedad.”