Elena Estavillo, miembro de IWF México, escribió un artículo para la Revista de la Universidad de México, en el cual explica por qué la neutralidad de red es un asunto de mujeres. Detalla que «dicha neutralidad implica que las operadoras que median la conexión a internet deben dar el mismo trato a todo el tráfico de datos que fluye por las redes, sin alterar la calidad o la velocidad de transferencia de ciertos contenidos y sin imponer sobreprecios de forma discriminatoria.»

Elena Estavillo nos menciona que «los medios de comunicación tradicionales han sido excluyentes con las mujeres y las niñas, abordando raramente sus intereses y puntos de vista, y presentándose subordinadas bajo el marco de estereotipos sexistas. En contraste, el internet ha generado un espacio abierto del que muchas mujeres pueden ser parte sin tener que enfrentar la “llave de paso” que han sido los medios tradicionales de comunicación, encontrando así una mejor posición para remontar la discriminación estructural que las subrepresenta.»

Bajo este esquema, la autora hace un hincapié a que «se debe generar un ambiente de libertad para las operadoras, las proveedoras de servicios y las creadoras de aplicaciones y contenido para impulsar la innovación y la competencia; donde es fundamental incorporar la perspectiva de género para proteger e impulsar los derechos de las mujeres.«