Angélica de la Peña, política y líder IWF México, reflexiona en su colaboración más reciente para El Sol de México sobre el machismo impune en los pueblos indígenas.Así, el texto inicia sentenciando que «las mujeres indígenas sobreviven una discriminación propia de los fundamentalismos de un feudalismo ancestral que se conoce como ‘usos y costumbres’ que no se mueven, ni con la llegada del siglo XXI y las reformas constitucionales para que esos, no estén por encima de los derechos humanos».

«Varias organizaciones han manifestado su exigencia de respeto a los derechos de las mujeres indígenas y no se siga esgrimiendo los “usos y costumbres” como argumento para impedirles sus derechos a votar y ser votadas», agrega más adelante.

Por último reflexiona: «Los gobiernos estatales se van y llegan otros, dejamos un siglo y ya estamos en otro y los avances son a cuentagotas en estos pueblos. Los fundamentalismos de estos sistemas normativos son el cemento del pacto patriarcal de los machos que ven a las mujeres como objetos, incluso con derecho a venderlas al cumplir los 10 años de edad». Para leer el texto completo visita este sitio.