Tras el histórico plebiscito celebrado en Chile, durante octubre pasado, la autoridad electoral dio a conocer que cerca de 7,5 millones de electores participaron dentro y fuera del país para terminar si seguir o no con la Constitución redactada en 1980, durante la dictadura de Augusto Pinochet, registrando así la participación más alta desde 2012, cuando se implementó el voto voluntario.

Al respecto, durante la conferencia El histórico proceso chileno, celebrada esta tarde por el IWF México, en conjunto con el IWF Chile, Lucía Newman y Maca Letelier reconocieron el ‘desencanto’ ciudadano y la caída en la participación que se registró en su país con dicha implementación. 

Por lo que, coincidieron con lo dicho por el ministro de Interior, Víctor Pérez, quien al hacer un balance de la jornada sostuvo que “Chile dio una demostración de civismo”, pues “la gran mayoría de los chilenos prefiere los caminos de la democracia y de la institucionalidad”.

Lo anterior, pese al antecedente del llamado «estallido social” (18 de octubre de 2019) con el que, por medio de protestas, millones de chilenas y chilenos exigieron por meses mejoras a los servicios públicos, la educación y las pensiones, haciendo uso incluso de expresiones violentas en las calles.

Si bien éstas perdieron fuerza por la irrupción de la COVID-19, a medida que se inició el paulatino desconfinamiento, las manifestaciones volvieron.

Por su parte, Marisol Peña resaltó que la demanda por una nueva constitución también impulsó un acuerdo político para dar una salida institucional al movimiento, pues derivó en una treintena de muertos, daños millonarios a la infraestructura y golpes relevantes a la economía.

Así, de acuerdo con Letelier, comenzó a gestarse un proceso constitucional, cuando el gobierno del presidente Sebastián Piñera impulsó un acuerdo político para encauzar la movilización social. El plebiscito fue fijado inicialmente para abril pasado, pero la pandemia obligó a retrasarlo hasta octubre.

Con la participación de Beatriz Paredes y Silvia Cherem, la charla entre las socias del IWF de México y Chile permitió generar un espacio de reflexión sobre los pasos a seguir en este interesante proceso constitucional, en el que el órgano redactor será una asamblea paritaria de 155 integrantes, quienes están por ser elegidos en abril y que contará con hasta 12 meses para la elaboración del nuevo texto. Finalmente, el trabajo resultante será sometido a otro plebiscito y en caso de ser rechazado, seguirá vigente la Constitución actual. 

Escucha aquí la interesante ponencia de cada una de las participantes: https://www.facebook.com/IWFMexico/videos/668212667173654