Por: María del Carmen Alanís

En el IWFMéxico condenamos la violencia contra las mujeres mayores y menores de edad, por lo que hacemos un llamado a todas las autoridades, medios de comunicación y organizaciones a que sumemos acciones estratégicas y oportunas para erradicar estas violencias. 

A nivel mundial, una de cada tres mujeres ha sufrido violencia en algún momento de su vida, y en México, dos de cada tres. En situaciones de crisis, estas cifras aumentan. Como hemos visto durante la pandemia por COVID-19, en algunos países el número de llamadas a las líneas telefónicas de asistencia se quintuplicó como consecuencia del incremento de la violencia por parte de su pareja [1], y México no fue la excepción: según datos oficiales, tan solo en el primer mes de decretarse la emergencia sanitaria, el 911 recibió aproximadamente 155 llamadas por hora debido a situaciones de violencia contra las mujeres[2], representando un aumento de 22.3% respecto a febrero de 2020. De acuerdo con un reciente informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), pese haber pasado el periodo de mayor confinamiento por la pandemia, la violencia hacia las mujeres en el entorno familiar registra un aumento sostenido durante 2021.

La casa es el espacio socialmente asignado a las mujeres como lugar seguro para desarrollar la mayor parte de sus actividades, en donde 20% de las mujeres de 18 años o más afirma sentirse insegura. Sumado a ello, en 2020, el 23.2% de los homicidios de mujeres ocurrió dentro de la vivienda, según los datos estadísticos más recientes.

El problema ha crecido en los últimos años, atizado por la impunidad existente en la mayoría de delitos en México y la inacción de las autoridades.

[1] ONU Mujeres (2020). Intensificación de los esfuerzos para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas: Informe del Secretario General (2020), pág. 4.
[2] SESNSP (2020) Información sobre violencia contra las mujeres (Incidencia delictiva y llamadas de emergencia 911), abril 2020.